Análisis post mortem en proyectos

Compartir
24 Ago. 2015

De igual forma que tras el fallecimiento de una persona o animal se practica un post mortem para determinar las causas de su defunción, en la dirección de proyectos también podemos aplicar esta técnica para determinar el motivo por el que se ha producido un problema grave.

Cuando realizamos un análisis post mortem debemos dar respuesta a cuatro preguntas:

  1. ¿Qué pasó? Describiendo los hechos objetivos de lo que ha ocurrido, incluyendo un contexto del problema.

  2. ¿Por qué pasó? Realizando un análisis de causa raíz del problema

  3. ¿Qué aprendimos? Describiendo los puntos de mejora que hemos encontrado

  4. ¿Qué acciones realizamos? Indicando las acciones que hemos llevado a cabo para subsanar el problema y evitar que se vuelva a reproducir.

Pero, ¿cuándo determinar que es necesario realizar un post mortem? Normalmente se suelen realizar este tipo de análisis en situaciones excepcionales, cuando se requiere saber con exactitud lo que ha sucedido. Os indico tres posibles situaciones en las que poder aplicarlo:

  • Si durante la ejecución de un proyecto se produce un problema grave que impacta significativamente en el transcurso del proyecto, a terceros o al negocio.

  • En servicios de mantenimiento aplicado a las incidencias de impacto alto y muy alto, donde un pequeño análisis de lo que ha ocurrido nos permitirá tomar medidas para evitar que se vuelva a producir, así como recopilar la información necesaria para poder reportar lo ocurrido a otros niveles.

  • En el cierre de un proyecto si se han tenido más imprevistos de lo debido. En esta situación, hacer un post mortem nos ayuda a entender lo ocurrido y a poner medidas para que en el siguiente vuelvan ocurrir, o al menos mitigarlo al máximo posible.

No debemos olvidar que un post mortem no se realiza para meterlo en un cajón, sino que ha de compartirse con el equipo del proyecto, la dirección de la empresa e incluso el cliente.

Por último, os recomiendo que cuando realices este tipo de análisis lo hagáis de forma concisa y directa, tratando de no ocupar más de una página. Si por el tipo de problema el nivel de detalle que se ha de incluir es muy elevado, es importante tener una versión resumida que ayudará a la persona que se lo remitáis a entender mejor el problema. Luego si quiere puede leerse la versión extendida.

Imagen: freedigitalphotos.net


Gracias por leerme, y espero que te haya ayudado y aportado.

Muchas Gracias!