Crónica de una muerte anunciada

(Imagen: REUTERS/Stringer)
Compartir
24 Enero 2019

El año 2019 ha comenzado con un deja vu tecnológico donde el sector de Taxi ha dejado claro que no le importa desaparecer y que no va a hacer nada por remediarlo, ya que solo va a mirar hacia dentro en lugar de mirar hacia fuera ver la realidad para transformarse y adaptarse a un nuevo mercado y a un nuevo consumidor.

Pero no son los únicos que han decidido no mirar al futuro. Cataluña ha dejado claro que la transformación digital no va con ellos, lo curioso de este hecho es que Barcelona es una de las ciudades de referencia en el mundo que respira innovación donde sus HUB de innovación son una referencia y donde se celebra el Mobile World Congress. Contradictorio cuanto menos.

Pero la realidad de todo esto es que un sector como el del taxi ha metido la cabeza dentro de un agujero, como el avestruz, para no ver una realidad. Ha decidido luchar por el hoy en lugar de poner foco en el mañana, porque los UBER o Cabify (la tecnología) no son quienes les dejaran atrás, serán los propios usuarios los que pondrán fin a este sector , lo mismo que han hecho con otros,y la tecnología hará el resto.

<<Serán los propios usuarios los que pondrán fin a este sector, lo mismo que han hecho con otros, y la tecnología hará el resto>>

Sin lugar a duda, me viene a la mente un caso muy similar y del que no hace tantos años: KODAK Una empresa que tenía el ego tan alto tuvo en su mano estar en el futuro y decidió quedarse anclada en el pasado.

Pero ¿tan difícil es buscar una alternativa o soluciones imaginativas al problema? En paralelo al conflicto, han comenzado a aflorar opciones como la comunicación que lanzaba Cabify en la que anunciaba que en Latino América su plataforma iba a ser usada por los taxis y por lo tanto poder acceder a esos clientes en igualdad de condiciones, o la compra de todas las licencias de taxi de Madrid también por Cabify por un precio mucho muy superior al valor del mercado. Puede que ningún avance, pero al menos hay opciones encima de la mesa. En la mesa de los que llegan al sector, no en la mesa de los no que quieren estar en el futuro.

Es tsunami ha comenzado y solo se ve que hay más playa, pero no se dan cuenta de la ola que viene a lo lejos en la que UBER, Cabify volverán con más fuerza, y donde se encuentran los coches autónomos o los coches compartidos que inundan la ciudad.

El tiempo dirá si el sector del taxi acaba como un nuevo caso de estudio en las principales escuelas de negocios al igual que se estudia KODAK.

A sí, casi me olvido. ¿Y el cliente? ¿Para qué lo vamos a tener en cuenta?


Gracias por leerme, y espero que te haya ayudado y aportado.

Muchas Gracias!