Feedback, tarea de obligado cumplimiento

Compartir
01 Oct. 2015

Creo que no hay nada peor en la dirección de personas que la falta de feedback a los miembros que forman parte de un equipo, desde al más junior hasta las personas clave. De hecho, estos últimos son los que más se suele descuidar, simplemente por la gran cercanía que tenemos con ellos.

Todo miembro de un equipo espera, y desea, que le comenten cómo está haciendo su trabajo y sobre todo en qué puntos debe continuar trabajando para sacar lo mejor de sí mismo. Es nuestra obligación, como sus responsables, darle el feedback necesario para que puedan crecer como profesionales. Por desgracia muchas veces no suele ser así y me he encontrado con personas que solo han recibido uno “rápido” al año, con suerte.

Sin lugar a dudas hay diferentes casuísticas, según el puesto o rol que esté desempeñado la persona ya que puede estar trabajando en proyectos o encontrarse en modo asistencia técnica en las oficinas de un cliente. Pero eso no quita que no reciban una valoración sobre su trabajo.

Para mi hay tres tipos de feedback que deben de realizar:

  • Anual, y obligado, donde se vea de forma global todo el año de trabajo, se revisan los objetivos marcados y se establecen los nuevos.

  • Al finalizar cada proyecto o colaboración. Es decir, en mi caso manejo grupos de personas que van pasando por diferentes proyectos en el transcurso del año. Cada proyecto es particular y diferente, y por ese motivo se ha de dar retorno de como se ha trabajado.

  • Cuando la persona sale de tu área de responsabilidad.

Estos tipos de feedback deben de ser tangibles, y en la medida de lo posible es recomendable dejarlos registrados para que puedan servir de base en la vida profesional de esa persona dentro de la compañía.

No hay que olvidar que antes de dar cualquier feedback las personas debe de conocer el ámbito de sus responsabilidad y lo que se espera de ellas, y sobre esto será sobre lo que hablemos con ellos posteriormente.

En la medida de lo posible es importante conocer a su vez el feedback de los compañeros de trabajo o del cliente si ha tenido trato con él. Recabar esta información no conlleva un formalismo, un café puede ayudarnos a obtener lo que buscamos.

Por último quería resaltar que parte de ese feedback es compartir los éxitos y los problemas del proyecto. Lo éxitos, porque se logran gracias a las personas de tu equipo. Y los problemas, porque han de ser conscientes y formar parte de la solución.

Durante todo el post he hablado desde el rol del que da el feedback, pero como he comentado todo el mundo dentro de una compañía debe de recibirlo. Por lo que si en tu caso no lo tienes, por parte de tus responsables, te recomiendo que lo solicites. Y te cuenten lo que te cuenten, seguro que te hace mejor profesional y persona.


Gracias por leerme, y espero que te haya ayudado y aportado.

Muchas Gracias!