Miopía de la visión estratégica del talento

Compartir
03 Dic.2017

La captación y retención de talento son uno de los problemas a los que se enfrentan las empresas de tecnología en España, pero éste se acentúa cuando se enfoca desde una visión táctica y no estratégica.

Si buscamos la definición de miopía lo encontraremos como “el defecto que produce una visión borrosa o poco clara de los objetos lejanos”, y si la aplicamos al mundo empresarial sería el defecto de ver borroso el futuro o lo que es lo mismo “miopía de la visión estratégica”.

La miopía estratégica suele venir provocada por un pensamiento cortoplacista, ceñido a una necesidad concreta y en un espacio de tiempo muy reducido. O lo que es lo mismo, no tomar la decisión hasta no tener prácticamente garantizada la oportunidad.

Eso no significa que se incorpore todo el talento que te encuentres disponible. Significa que, si en las empresas quieres tener talento para afrontar las oportunidades que manejas, o las que tienes previstas manejar, lo hagas a través de un plan estratégico donde definas no sólo donde quieres estar sino también que talento necesitas para llegar hasta ahí y que vas a hacer con él hasta que logres llegar.

Las direcciones con esa miopía estratégica, se distinguen porque su principal foco es el coste que puede suponer tener ese personal contratado y sin un proyecto que lo rentabilice, pero la gravedad de esta miopía es no darse cuenta del impacto real que tiene la no incorporación de ese talento de forma temprana y bajo una estrategia, porque la consecuencia directa de no tener talento dentro de tu staff de compañía hace que el coste de oportunidad sea altísimo cuando la oportunidad se transforma en proyecto y no contamos a tiempo con el talento necesario.

Y qué es más caro: ese talento que de forma anticipada has ido incorporando según tu plan estratégico o arrancar el proyecto sin tener contar con él o con profesionales que no encajan del todo.

Por supuesto, hay una derivada adicional y es cómo nos verá nuestro Cliente. Si te has anticipado y dispones de ese talento, lo has podido rodar internamente conocerá la casa y podrás presentarle en el momento decisivo para que la oportunidad se convierta en proyecto a las personas que van a acometer y que lo conocerán, trasladando tranquilidad al cliente.

Pero que en tu plan estratégico esté incluido el talento no significa que sea fácil encontrarlo y contratarlo, por ese motivo ese plan de tener un seguimiento muy cercano que nos permite iterar o al menos conocer la realidad para permitirnos tomar la decisión adecuada en cada momento.

En conclusión, cuando definas tu estrategia ten también muy claro que talento necesitas para poder cumplirla y no esperes a tener la oportunidad convertida en proyecto para tomar decisiones, arriésgate y anticiparte. Pero cuando los tengas, no olvides cuidarlos para que estén listos cuando obtengas el GO!


Gracias por leerme, y espero que te haya ayudado y aportado.

Muchas Gracias!