¿Un año más o un año igual?

Compartir
23 Dic. 2015

El año llega a su fin, pero ¿sumamos un año más a nuestra experiencia profesional o simplemente ha pasado un año más?

Durante nuestra vida laboral se suele tender a acomodarnos en nuestro puesto, cliente, sector o funciones en las que estamos, ya que esa comodidad nos da seguridad. El peligro está en convertimos en los grandes expertos en hacer de forma frecuente lo mismo un año tras otro. Salir de esa zona de confort conlleva para muchos un gran riesgo, en lugar de verlo como una oportunidad de crecer profesionalmente, equivocándote (por qué no) y aprender de otros profesionales con los que normalmente no te rodeas.

“La experiencia no es lo que te sucede, sino lo que haces con lo que te sucede” Aldous Huxley

Para saber en qué situación te encuentras, debes de preguntarte que diferencia hay entre este año que se acaba y el año anterior. Tendrás que dedicarle unos minutos a pensarlo, e identificar esos rasgos diferenciadores, como por ejemplo:

  • He cambiado de cliente

  • He asumido un nuevo puesto

  • He participado en proyectos en tecnologías diferentes

  • He aplicado una nueva metodología de desarrollo de proyectos

  • He liderado un equipo

  • He participado en ofertas

  • Etc ...

Si no es así, si tu año no ha tenido variación respecto al anterior no tiene porque pasar nada, pero ¿y si ampliamos el radio de comparación? Es decir, ¿qué diferencia hay el año que se acaba y hace dos? ¿y hace tres?, ..., ¿y hace diez? Si las variaciones son pocas o ningunas te enfrentas a una situación en la que tienes un año de experiencia repetido diez veces. Si es tu caso, tienes dos opciones: continuar en tu zona de confort y aumentar las repeticiones año tras año, o plantearte qué harás para que el próximo año sea diferente.

“Una experiencia nunca es un fracaso, pues siempre viene a demostrar algo”. Thomas Alva Edison

Puedes empezar con pequeños cambios, como puede ser formarte en tecnologías o metodologías diferentes, ofrecerte a tus responsables para colaborar en otros proyectos, solicitar un cambio de área, o incluso buscar el cambio fuera de tu empresa actual … cualquier cambio, por pequeño que sea, es mejor que no hacer nada.

Y recuerda, nada en esta vida es para siempre y tu puesto de trabajo tampoco. Por lo que, prepárate hoy para estar listo mañana.


Gracias por leerme, y espero que te haya ayudado y aportado.

Muchas Gracias!