Voluntarismo en la dirección de proyectos

Compartir
09 Oct. 2015

En la dirección de proyectos ser voluntarista es equivalente a asumir riesgos y por lo tanto debemos tratarlo como tal, analizando su probabilidad e impacto así como el coste que tendría en caso de materializarse.

Pero qué es ser voluntarista. Desde mi punto de vista es tratar de avanzar a toda costa en el proyecto sin tener un alcance del todo cerrado, una fase previa aprobada, un diseño de la solución validada, o cualquier otra acción que pueda conllevar deshacer el trabajo realizado.

Por mi parte, no creo que el voluntarismo sea malo siempre y cuando todas las partes implicadas sean conscientes del riesgo que se asume (positivo o negativo), y del coste que podría tener sobre el proyecto o los posibles retrasos en planificación.

La visibilidad de esta acción hay que darla tanto al cliente, como a la dirección de tu compañía, ya que según las medidas que tomes el resultado puede ser radicalmente diferente.

Desde el punto de vista del cliente, ese voluntarismo es un imperativo y siempre cuenta con que se lo vas a dar. Hasta ahí no habría problema, pero ambas partes debemos estar alineadas sobre el sobrecoste económico, materializado en un cambio de alcance, y el impacto en fechas que el proyecto puede tener y que deberá asumir si finalmente se ha de deshacer el trabajo realizado gracias a ese voluntarismo.

Mi recomendación es que desde el momento se dé esta situación lo hables con tu cliente de forma transparente y si decide asumirlo, le dediques un apartado independiente en el informe de seguimiento donde indiques en todas las tareas que estás avanzando y que se podrían ver afectadas, así como el impacto que tendría rehacer lo ya realizado.

Si lo vemos desde el lado de la dirección de la compañía, debemos darles a conocer esta situación, así como información suficiente como para tomar la decisión de continuar con ese voluntarismo o pararlo. Obviamente todo desde el sentido común, si la situación es de poco calado o el impacto es muy controlado igual no es necesario o simplemente con un correo informativo es suficiente. Si por el contrario ves un riesgo importante y crees que puede impactar en la estrategia de la compañía, transmitir esa información es fundamental.

Como conclusión, el voluntarismo en la dirección no siempre es malo siempre cuando tengamos en cuenta que es un riesgo (positivo o negativo), lo hagamos visible a los stakeholder del proyecto y realicemos un seguimiento cercano. Por desgracia este tipo de riesgos suele acabar materializándose y por lo tanto según los cabos que hayas ido atando, así podrás gestionarlo.

Foto: istock alphaspirit


Gracias por leerme, y espero que te haya ayudado y aportado.

Muchas Gracias!